miércoles, 12 de agosto de 2009

Después de haber leído que Dan Simmons era casi mejor autor de terror que de ciencia ficción, y después de la saga de Hiperyon, he querido comprobarlo con este libro. Son las aventuras de una pandilla de 5 muchachos en verano, que se ve envuelta en una trama de misterio relacionada con una vieja campaña maldita de los Borgia, en su vieja escuela que cierra ese año. Presentada así, y siendo americano, ya se espera un final feliz, después de múltiples aventuras, y de hecho es así, pero no sin antes por el camino perderse varios personajes, y a mitad de libro uno de los principales: el niño que lleva la historia y descubre los secretos de la campana.
El miedo, que aun no siendo tal, está muy conseguido, empieza a mitad de libro y va, sino creciendo, sí haciéndose más psicológico. Como no he leído otros no se si recurren todos a los mismos tópicos. En este caso eran los de los muertos que vuelven de la tumba, malditos, y por tanto, aterran aún más al no poder matar a los muertos. Como al final los muertos los controla la campana, al quemar el colegio se acaban felizmente las aventuras. Las escenas del protagonista en la máquina trituradora, la del soldado vomitando gusanos sobre el sacerdote y la del muerto flotante en el desván inundado las más llamativas. Merecen la pena las 600 páginas de terror y tensión.

0 comentarios: